Los otrora vicios de las empresas públicas, que en la mayoría de casos tendieron a
desaparecer, se viven hoy en la sociedad anónima que no tiene interventoría, es caja
menor de la administración, fortín para las recomendaciones políticas, no le cumple a sus
trabajadores y al parecer hasta financia campañas a la Alcaldía. Esto se peleó desde el
Comité del Agua y se pidió en el Paro Cívico que no fuera a suceder

Por: Rodrigo Victoria Botero
Periodista del Porteño

Son cuatro centenarios y se aspira que no se llegue al quinto, sin que Buenaventura tenga 24 horas de agua potable con presión y calidad. Ojalá pudiera ser una realidad en sus 490, es decir en siete años.
Sin embargo, como el acueducto no se pensó para la población sino para la productividad, la voluntad para que se haga a su favor ha pasado por presidentes, gobernadores y alcaldes de antes y con mayor énfasis en los que se han elegido popularmente desde 1991 y que han ofrecido en cada discurso la misma promesa incumplida.

Y no se trata de fuente de agua, el río Escalerete no solo ofrece condiciones fitosanitarias calidosas, esto es ahorrarse un gran capital en su potabilización, sino también en su caudal que como situación normal crece con lluvias y decrece en épocas de sequía. La situación es la infraestructura. Apenas
ahora se termina una fuente de energía estable para asegurar su tratamiento, lavado de filtros, laboratorio para observar la calidad y alumbrado para que sus operarios en 24 horas impidan suspensiones prolongadas del servicio.

No lo hizo Acuavalle en su momento. No fue posible con Hidropacífico que además por contrato solo debía operar, mantener y prestar el servicio. Las condiciones de más habitantes en el tiempo y menos infraestructura hizo que se pasara de unos $60 mil millones para la meta 24 horas a unos $500 mil
millones hoy.

Es decir, en ese sentido, la alcaldía de Buenaventura a través de la Sociedad de Acueducto, Alcantarillado y Aseo, Saaab S.A., no ha cumplido con el propósito de garantizar los servicios de agua y alcantarillado para los 62 mil predios del casco urbano desde el 2001 y, menos, en los últimos cuatro años.
A pesar del respaldo de la población al Paro Cívico del 2017, luego al Comité y por secuencia al alcalde Víctor Hugo Vidal Piedrahita, la población sigue padeciendo por la falta de continuidad en el servicio de agua potable, las inundaciones de sus calles, el manejo de los residuos sólidos y de un plan concreto
para resolver estas necesidades básicas. Y es que se cumplen 22 años desde que la Sociedad de Acueducto y Alcantarillado, hoy también de Aseo, Saaab, como sociedad anónima, de propiedad mayoritariamente (99,9%) de la alcaldía y por la que más de una docena de gerentes han desfilado, prometió eficiencia en administrar y operar los servicios que originaron su creación. Hoy, el servicio es
gota a gota, así como los préstamos a los que tienen que acudir muchos de sus habitantes para sobrevivir.

Pero, esta veintena de años será un aniversario con un balance triste para los conciudadanos que con relativa paciencia han adaptado sus actividades a los horarios dispuestos en la prestación de los servicios. Johanna, una madre cabeza de hogar, cada día de por medio, solo puede dedicar todas esas mañanas a las tareas de la casa: recoger agua, lavar la ropa, los trastos, los baños y la casa.

Esas mañanas afectan su productividad y sus ingresos, los que a la vez se van en un 45% en los servicios públicos que tiene. Pues algo si está claro, a cada casa llega por lo menos uno de los cuatro recibos: agua y alcantarillado, energía y alumbrado, aseo y gas domiciliario.

Es una sociedad Mixta

Mientras en el paro cívico, Vidal y sus compañeros lidiaron para que el agua fuera 24
horas y se acabara el contrato de Hidropacífico S.A., pedían una empresa pública manejada por los mismos bonaverenses, durante su gobierno ha hecho todo lo contrario: la empresa ni es pública ni ha sido diáfana en el manejo de sus recursos y de su calidad operativa. (ver recuadro informes Contraloría y Superservicios)

Sin ser una empresa pública 100% fue designada ‘a dedo’ como la prestadora del servicio en la ciudad, so pena de que la contratación pública determina que no debe haber contratación directa, en cambio su ameritaba una invitación o licitación. Pero el Concejo y la Superservicios se han hecho a un lado de
la discusión. Incluso, en reciente control a la entidad, en el concejo, esta dispuso de un recurso ante
el Tribunal que la declaró para efectos de esa interventoría que por ser una entidad mixta se regía por el derecho privado, no obstante, se aclara que maneja dineros públicos. Pero si en los papeles se va en contravía, en el manejo del personal humano al que tanto Vidal como Enna Ruth Montaño Cruz, gerente
de la Saaab S.A. ESP, indujeron a renunciar a los derechos ganados en Hidropacífico S.A. ESP, para ofrecerles empleo en la nueva concesionaria del servicio, no le están cumpliendo con el pago de su prima, salarios, seguridad social y tampoco les han entregado la dotación, según denuncian los sindicatos que los agrupa. Hoy, al igual que un sinnúmero de trabajadores del municipio, de la personería, están
en asamblea permanente.

“Nada en cuatro años”: Dilian

La gobernadora electa del Valle del Cauca, Dilian Francisca Toro Torres, que por segunda vez asume el cargo regional, le dijo a POPRTEÑO, SE NOTA, que “la verdad desde hace cuatro años no se ha hecho nada por el agua en Buenaventura. Y hay que retomar una ruta siempre y cuando la administración local permita la correlación y no como ha pasado en el presente”.

La última obra significativa que se ha terminado dentro de las que se han planteado para mejorar la presión y continuidad del servicio se hizo gracias a su gestión y fueron los tanques de Loma Alta por sugerencia del comité del paro Cívico. No obstante, estos no funcionan de manera adecuada o efectiva dentro del sistema de agua para la ciudad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *